jueves, 30 de mayo de 2013

''Recuperando la fe que un día te quitaron.''

El peor robo es aquel en el que no sabes qué te están quitando y no puedes defenderte.
Cuando te ciegan y no te das cuenta de lo que dejarás de tener. 
No es hasta que abres de nuevo el cajón en busca de ello que te das cuenta de que se fue,
unido al 'adiós' que te juraron que significaba 'hasta luego'.
Y es que a veces lo que más tardamos en construir es lo que nos destruye,
y nos roba lo que pensamos que no podría desaparecer.
¿Por qué quitar una vida es delito pero dejar sin respiración no?
Me juré no ahogarme pero, ¿qué hacer si te roban el aliento?

No hay comentarios:

Publicar un comentario